Viernes, 20 de Mayo en Areguy

Ha llegado el viernes, ya sólo queda un día para ir a la playa. Hoy el sol ha vuelto a hacer presencia, hemos salido puntuales a las 6:30 camino a Fouco, a ver las casas de allí y de Tikue. Nada más salir el sol ya pegaba fuerte, así que hemos apretado el ritmo y a buen paso hemos ido visitando la comunidad y las casas que se han ido arreglando. La última que hemos visto de la familia de Magda, la amatxu se llama Marcel. Recuerdo el primer año que vine con Eneko y nos pillaron un par de huracanes, como quedó la casa de esta familia completamente enterrada bajo lodo y piedras. De esto ya hace tiempo, en agosto de 2008. Bueno ahora ya tienen una casa digna. Para cuando hemos regresado a casa ya llevábamos más de 2 horas caminando y apenas hemos parado porque en la mayoría de las casas ya no había gente. Aquí se levantan temprano para ir a trabajar la tierra, lavar la ropa, ir a por agua y todo lo que haya que hacer. Ya estaba con mono de hacer monte y con las caminatas de ayer a la tarde y hoy a la mañana lo he conseguido apaciguar.

Ya está mañana las hermanas me comunicaron que un niño murió anoche, el caso es el siguiente. La semana pasada vino al centro de salud y le derivaron al hospital de Jacmel porque aquí no podían ayudarle. Fue a Jacmel pero en el hospital no había médicos porque parece que allí siguen de huelga. Le llevo a un pediatra y en lugar de volver al Centro de Salud, le dejaron en casa, sin darle agua ni comida porque comenzó a vomitar todo. Ayer le trajeron en al Centro de Salud, ya en un estado crítico. Aprovechando que bajábamos a Jacmel, compramos los medicamentos que necesitaba. La hermana Basilia le administro la medicación con una vía, en un intento de salvar la vida, pero el niño estaba crítico. A las 2 de la mañana, el niño le miro a su hermana y la dijo «M’ale» me voy y murió. Un par de horas antes vino al mundo un «timoun» «pequeño» que hoy he cogido en brazos. Aquí hasta que no pasa una o dos semanas, no le ponen nombre.

El resto de la mañana la he pasado ordenando los medicamentos que trajimos ayer, dejándolos en las estanterías en orden alfabético. Después me he puesto a embolsar pastillas de mebendazol 100 Mg. de 6 en 6. Se agradece pasar un rato en la farmacia sobre todo cuando encienden el motor y comienza a girar el ventilador. Ose ha pasado para decirme que el entierro es a las 15:00. Y eso que hoy el cuerpo me estaba pidiendo siesta.

A eso de las 13:30 una ambulancia ha parado por Areguy con el cuerpo de la amatxu de Ari. Yo pensaba que le habría pasado algo a alguien pero no, traían el cuerpo de la morgue desde Jacmel y no sé si se han pasado la casa, o es que se trata de anunciar el funeral pero ha pasado por todo Areguy. Por lo que le he entendido a Ose, aquí hay entierros de primera, segunda y tercera y todo depende de cómo se lo haya montado la familia para entretener al personal la noche anterior al funeral. Ayer había música en directo y la cosa estaba muy animada. Aun así parece que es un funeral de segunda. Pues si uno de segunda tiene música en directo, algunos con los que pude hablar olían a alcohol, y la fiesta duro hasta las 4 de la mañana que salió el sol. No quiero ni pensar el after que montan si se trata de un funeral de primera.

Bueno, ha llegado el momento, después de una ligera siesta los chicos han venido a buscarme para ir juntos al funeral. Nos hemos sacado la foto con la camiseta puesta, donde se leía «ADIEU MNE JOUDAN JOCELYN» y en la espalda «COEUR JOYEUX ARREGUY». Al llegar a la iglesia, pensaba que más que una boda era un funeral. Los hombres con traje y corbata y las mujeres con vestidos y medias, ¡con el calor que hace! Bueno, eso no ha sido todo, desde que hemos entrado se oían gritos por la parte de adelante, he supuesto que serían de las hijas. Los gritos seguían oyéndose, cada vez más intensos y agudos. Pero ya lo he flipado del todo, cuando una de ellas ha pegado un bote cayendo encima de quienes estaban sentados a su lado y teniendo espasmos. La han tenido que coger entre varias personas y llevarla a la parte de atrás de la Iglesia. Allí la han tenido que sujetar entre varios mientras la mujer continuaba gritando como si no hubiera un mañana, hasta que la han sacado de la iglesia. Se ha puesto a llover y cuando hemos salido de la iglesia más llovía. Han sacado el féretro y lo han metido en la ambulancia que hacía las veces de coche fúnebre. Los músicos han comenzado a tocar una marcha fúnebre y todos hemos ido caminando hasta casa de la señora, la amatxu de Ari. Yo me he ido a la casa de las hermanas porque la tromba de agua que estaba cayendo no era normal y he agarrado una chupa de ¡Aupa el Erandio!

Bueno al final ha parado de llover y ha salido el sol, han venido varios jóvenes a preparar la comida para mañana. Lo han dejado a medias y volverán a las 3 de la mañana para terminar de hacer la comida. ¡Mañana vamos a la playa si o si!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *